miércoles, 21 de septiembre de 2011

Tócame


De repente entró en el salón y le espetó esto en toda la cara:
- Ángela, Sabías que nunca has tocado a nadie?
- No.. Cómo es eso? Y a qué viene ahora?
- Pues lo acabo de ver y ahora entiendo muchas cosas... Resulta que nunca podemos llegar a tocar a nadie, sino que sentimos su rozamiento solamente. 
- Anda ya..
- Estamos hecho de átomos, y estos átomos nuestros al final se unen a unos átomos de oxígeno, por así decirlos, una capa de aire que no te permite salirte de tu cuerpo y te permite mantenerte perfectamente unido a ti...
- Continúa..
- Y cuando tocas a alguien, realmente no llegas a tocarle, son tus átomos de (aire) los que se tocan con los otros átomos de esa persona, pero esos átomos no sienten, lo que tú sientes es tus últimos átomos de piel friccionando con los átomos de aire porque éstos a su vez friccionan en alguna otra parte.
Y se apoyó en el hombro de Ángela y le dijo una vez más...
- Así que ahora, sólo estás notando la presión que ejerce mi brazo sobre los átomos de aire de tu hombro. Estás sola. Aprende a estarlo. Pero sobretodo, aprende a apreciar los momentos en que alguien intenta tocarte, abrazarte y mimarte. Pues ellos no saben que nunca podrán tocarte...
Y se fue dando un portazo que retumbó en toda la casa.

7 comentarios:

  1. plas plas plas un señor aplauso Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que tenia toda la razon y que Angela no entendio lo que queria decirle
    Tu texto ....REDONDO
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Curioso. Esta verdad me acaba de golpear (sin tocar, claro) en toda la cara. Joder, que nunca me han tocado.. jo :(

    ResponderEliminar
  4. Qué bien seguir queriendo tocar a pesar de saber que nunca se llega a hacer. A ver si es que sabiendo que realmente no se puede, con el deseo de lo imposible, la gente se afana más por sentir y prestar más atención a ese momento de acercamiento a minimísima distancia. Qué buen texto. Hace pensar. :)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bueno! O sea que cuando nos tocan no nos están tocando? Solo es la ilusión, o la fricción de átomos o... Me gustaba más la idea de que era yo , y no mis átomos, la que disfrutaba. A pesar de todo seguiré tocando, y buen tonto será el que se lo pierda, jajaja
    Ya estoy por aquí, a trancas y barrancas porque no tengo tiempo pero lo intento.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Que bueno!! estupendo... que no me lo dijeran a mi jaja
    Un besote grande, gracias por tus palabras :)

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno...jaja que cosas tienes.
    Besos

    ResponderEliminar